09:08 16.9°C 1013.8 mb 90% 0mm 0.0 6.4km/h
Inicio Ir a Contendio Mapa web Contactar Accesibilidad

Castillo

castillo

El Castillo de Mequinenza y sus aledaños son propiedad de la Fundación Endesa. Esta situado en lo alto de una colina, a unos 185 metros sobre el nivel del mar, enclave estratégico y único que ofrece una espectacular panorámica de las confluencias de los ríos Segre, Cinca y Ebro, más conocido como “Aiguabarreig”.

Castillo de noche

VISITAS GUIADAS

  • Para reservar visita guiada, contactar con la Oficina de Turismo del Ayuntamiento de Mequinenza llamando al teléfono 974 46 41 36 de lunes a viernes de 8:00 a 15:00 horas.
  • Las visitas guiadas son gratuitas y se realizan todos los martes laborables en horario de 10:30 a 12:30 horas. Los grupos (*) estarán acompañados por personal del Ayuntamiento de Mequinenza.

(*)Grupos mínimo de 10 personas. Las reservas deberán hacerse con 15 días de antelación.

El Castillo de Mequinenza

No cabe duda que los pueblos que habitaron nuestras tierras, íberos, romanos, visigodos y musulmanes debieron ocupar y fortificar este emplazamiento, en el S.VIII, el Castillo fue una fortaleza árabe, construida por la tribu Bereber de los Miknasa, nombre que llevaría la actual Mequinenza hasta el S.XII. Tras varias conquistas, cae en manos de Ramón Berenguer IV, pasando ya definitivamente a manos de los cristianos. Tras varios cambios de propietario en el 1184 se le concede el Castillo y la Villa de Mequinenza, al marqués de Aitona, Don Ramón Guillén de Moncada, pasando posteriormente a los duques de Medinaceli.

No es hasta entrado el S. XV cuando se introducen las primeras reformas y la “fortaleza militar” se convierte en Residencia-Palacio. Años más tarde durante la Guerra de Sucesión (1700 y 1710), se transformó y acondicionó el Castillo y los alrededores a una nueva forma de guerra (con armas de fuego, artillería...).

Durante la Guerra de la Independencia, el castillo soporto 3 ataques por parte de las tropas de Napoleón, pero finalmente en 1810 fue conquistado por las tropas del Mariscal Suchet, perteneciendo hasta 1814 al gobierno francés. Pero en febrero de ese mismo año y sin disparar ni un solo tiro volvió a manos españolas por mediación de una estrategia de espionaje del general Van Halen.

Entre 1820 y 1823 adquirió un papel importante, soportando importantes ataques carlistas y conservando una pequeña guarnición militar que duró hasta principios del S. XX en el que el Castillo queda abandonado.

Durante la guerra civil pasa a ser un Castillo de observación y una vez finalizada la guerra queda en ruinas hasta que la empresa ENHER lo reconstruye como residencia en 1959.

La planta del castillo es una planta irregular reforzada en alzado por siete torreones, todos rectangulares excepto uno, el más robusto, que es curiosamente de planta pentagonal.

Considerado hoy en día uno de los mejores castillos que el arte gótico legó a la Corona de Aragón, constituye el punto de interés más importante de Mequinenza.

Castillo de noche